TOMATES A TODA ESPAÑA. COSECHA LIMITADA

MASCOTAS E HIJOS

Día libre 8 mayo, 2015 Sin comentarios

Tener una mascota en casa puede ser una medicina emocional.Mi segundo hijo era el pequeño de casa hasta que nació su hermano. Le tuvo que ceder el relevo de ser el más pequeño de la casa. El mayor tiene un título por derecho del mayor y el pequeño es siempre el pequeño.  Pero  ¿y el mediano? Este es el que más sufre y al que más le cuesta encontrar una posición de relevancia en la familia.

Mi segundo hijo, León,  sufrió un desorden emocional y mostraba comportamientos diferentes a su forma de ser habitual. Una psicóloga infantil nos recomendó tener una mascota. Nosotros ya teníamos una Spaniel Bretón y teníamos en mente sumar a la familia otra Spaniel Bretón más. Una prima de mi esposa nos comentó que si habíamos pensado en algo más pequeño como un hámster. Le preguntamos a León si prefería un cachorro o un hámster para cuidar él personalmente. En segundos dijo ¡¡UN HÁMSTER!!

Él mismo puso parte de su dinero en la compra del hámster, la jaula y de todo lo demás. Era su mascota por derecho. Lo bautizó con el nombre que él decidió y se ocupó de mantener limpio y alimentado al hámster.

Los hámster hay que comprarlos cuando son bebés y manosearlos mucho. Solo así se hacen mansos.

Fuese este el motivo o no, lo cierto es que León se convirtió de la noche a la mañana en otra persona mucho más segura y dejó de preocuparse del bebé recién llegado.

Los hámster viven unos 2 años. Nosotros ya vamos por el tercer hámster. Y también tenemos a dos hembras de Spaniel Bretón.

Buen fin de semana.

Deja un comentario


cinco + 3 =