TOMATES A TODA ESPAÑA. COSECHA LIMITADA

montañes 2018

Cuando vamos a comprar frutas y verduras al supermercado en España, hay algo que no podemos elegir en España, pero en Francia sí, ¡Adivinad!:

-No podemos elegir entre una pieza de fruta concreta (ejemplo: una manzana, un pimiento o un tomate) de dimensiones todas iguales, piel sin imperfecciones, forma uniforme, color uniforme contra otra del mismo tipo pero de tamaño irregular, piel con irregularidades, forma irregular, color irregular, es decir, diferentes todos unos de otros.

Si las personas tenemos cada uno de nosotros nuestras diferencias que nos dan personalidad y nos dan individualidad, nos dan valor a cada uno de nosotros.  ¿No debería ser fácil creer que las frutas y verduras, como seres vivos que son, también las tengan?

Curiosamente el sabor de las frutas y verduras va ligado a una naturaleza más libre de la planta y por ello una planta que vive en libertad da fruta con aspectos visuales más irregulares, o eso creo yo.

Durante años y años los supermercados españoles nos han educado a no elegir entre estas dos opciones. Eso ha originado que a día de hoy los consumidores piensen que no existe fruta con irregularidades. Nos han hecho creer que las frutas y verduras salen de fábricas de montaje similar a una línea de montaje de coches: todos iguales y del color y la forma que queremos.

Creo que un plan de educación alimentaria, enfocado sobre todo en padres y niños en los colegios podría ser una solución para que las generaciones venideras aprendan a comer con más sentido común por el bien de nuestro cuerpo y de nuestro bienestar.

Deja un comentario


siete − = 5